Juguetes para bebés en navidad

juguetes-para-bebes-en-navidadLlega la navidad y no sabemos qué regalar al bebé. Algunas opciones habituales son darle ropa –que dejará muy pronto– decoraciones para el cuarto del pequeño o juguetes. Los primeros meses del bebé tendrán un gran impacto en su desarrollo. En esta etapa los bebés comienzan a desarrollar sus sentidos, a descubrir y conocer el mundo. Los juguetes que les brindemos no serán solo entretenimiento, sino herramientas de aprendizaje.

Durante el primer año de vida del bebé, el juego cumple una función de exploración. Sentir texturas, probar sabores, sacudir y dejar caer los objetos. El bebé está conociendo el mundo que lo rodea. Es por eso que los juguetes que elijamos para ellos deben favorecer su desarrollo y se acorde a la etapa en que se encuentran.

En el primer mes la vista del bebé es borrosa, puede ver objetos a 20 o 25cm pero no identifica con claridad las formas. Le atraerán los juguetes de colores llamativos, también los objetos que hagan ruido y se muevan lentamente. También son sensibles al ruido. La música y el canto son una de las mejores formas de estimularlo en esta etapa. Para los dos meses comienza a buscar el origen de los sonidos y es capaz de identificarlos si los tiene a la vista. Los móviles ­–con o sin sonido— y gimnasios infantiles son ideales en esta etapa.

A partir de los cuatro meses empiezan a desarrollar sus habilidades motoras, agarrar objetos se convierte en lo más divertido. Les encanta sacudir las sonajas y escuchar el ruido que hacen. También tienden a llevarse todo a la boca por lo que es importante asegurarnos de que los juguetes que les damos sean masticables y no les hagan daño.

A los cinco meses comienzan a desarrollar el sentido de sí mismos, pueden distinguirse en un espejo y sonreírse. Un espejo irrompible es buena idea para estimularlo en este sentido incluso desde meses antes, pues aunque no pueda reconocerse, quedan fascinados al ver reflejada su imagen. Una vez que descubra que el bebé que le sonríe en el espejo es él mismo, se estimulará su curiosidad por descubrir más cosas sobre sí mismo; aprenden sobre las partes de su cuerpo y dónde están.

Para los seis o siete meses se desarrolla un poco más su capacidad motriz y podrá pasarse el sonajero de una mano a la otra. Entre los ocho y diez meses desarrollan la prensión fina, son capaces de sostener los objetos con mayor firmeza. En lugar de utilizar toda la mano para agarrar las cosas como antes, aprenden a utilizar con más frecuencia el pulgar y el índice, como unas pinzas, lo que les permite agarrar objetos más pequeños. La tendencia a llevarse todo a la boca sigue latente, por lo que debemos cuidar que los objetos que agarre no sean demasiado pequeños o sean tóxicos.

Entre los diez y doce meses el bebé ya tiene más desarrollada su motricidad gruesa, ya no necesita apoyarse en la mano para sentarse, y busca pararse y trepar. En esta etapa a los bebés les gusta apilar objetos, así como meter y sacar objetos de cajas o envases, esto ayuda a ejercitar su motricidad fina. Los juguetes coloridos son una buena opción para además estimular su aprendizaje, repetir al bebé los nombres de los colores le ayudará a aprenderlos, distinguirlos y estimular el lenguaje.

Escrito por: Elena Pedrozo

Add comment


Security code
Refresh