Soltera pero no sola

soltera pero no solaA veces confundimos soltería con soledad, pero es necesario recordar que existen muchos tipos de amor.

El amor de pareja parece ser el protagonista de casi todas las historias. Poesía, películas, en el transporte público o la televisión, el amor es uno de nuestros temas favoritos. Quejas y anhelos van a menudo ligados a las relaciones de pareja y para muchos, es el sentido y proyecto de vida a seguir. Nos dicen que todos deberíamos “encontrar el amor”, pero parece que a veces se nos olvida que existe más de una forma de amar.

Hemos enlazado los términos de amor y pareja hasta tal punto que para muchos la soltería es sinónimo de soledad, tristeza y la idea de que algo falta en la vida. Un terrible prejuicio. Es posible estar rodeado de amor sin tener pareja: padres, hermanos, primos casi hermanos, amigos, incluso nuestras mascotas. Las relaciones, en el sentido más amplio de la palabra, son parte fundamental de la vida y el hecho de no tener pareja no significa que no tengamos con quien compartir nuestra vida.

Al inicio de la película Realmente Amor, una voz en off –luego descubrimos que es del primer ministro–nos habla de cómo el amor está en todos lados “a menudo no es especialmente decoroso ni tiene interés periodístico, pero siempre está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos...” el amor se manifiesta de muchas formas y no siempre son fuegos artificiales.

El amor se trata de amabilidad y empatía, de saber escuchar, ser capaces de alegrarse con los éxitos de los otros. Es aceptar que tienen defectos pero motivarlos a mejorar. Es buscar nuestro mayor potencial, dejar que la gente a nuestro alrededor nos impulse e inspire.

Una buena relación nos ayuda a crecer y no necesariamente tiene que ser de pareja. Las relaciones significativas pueden venir en todas las formas; un maestro que nos impulse a seguir nuestras pasiones, el afecto infinito de las madres por sus hijos o aquellos amigos que consideramos hermanos. Es necesario valorar a esas otras personas en nuestra vida y darnos cuenta del amor que nos rodea.

Hay quienes se alejan de familiares y amigos porque tienden a volcar todo su afecto en una sola persona, pero si por cualquier razón la persona falta, se sienten solos. También hay quienes temen a la soledad y son capaces de permanecer en relaciones dañinas o sin vida, con tal de evitar el temible estigma de la soltería. Pero no se dan cuenta que su soledad dentro de esas relaciones, puede ser mayor. Es importante abrirnos a todos los tipos de afecto, empezando por el amor a nosotras mismas.

Add comment


Security code
Refresh