¿Eres madre o trabajas?

eres-madre-o-trabajasMi amiga Karla, quien estudió dos licenciaturas, fue mamá primeriza hace poco más de un año. Hace unos días escribió en su muro de Facebook lo siguiente: "Jamás imaginé que mi vida se volvería tan aburrida y rutinaria", refiriéndose al hecho de haber abandonado su trabajo y su vida profesional, para dedicarse a ser mamá de tiempo completo. Como Karla, cientos de mujeres vivimos la misma situación: renunciar a la vida laboral para dedicarnos en cuerpo y alma a la educación de los hijos.

Aun cuando se cuenta con el apoyo moral y económico de una pareja, puede convertirse en una decisión difícil para cualquier mujer profesionista, que ha trabajado desde que terminó sus estudios profesionales. La llegada del primer hijo implica una inmensa alegría, con él también llegan cambios en el hogar, desde dónde va a dormir, hasta quien lo va a cuidar. En el caso de las mujeres que trabajan, el último trimestre de embarazo empiezan a surgir las dudas, las primeras preguntas que ella misma y la gente más cercana le hacen, son ¿Vas a seguir trabajando? ¿Quién te lo va a cuidar? Si decidimos dejar el trabajo para cuidar de nuestro hijo, en este momento es la mejor elección, ya que el pequeño requiere de nuestro tiempo completo y de muchos cuidados. El cuestionamiento de saber si hicimos bien o mal en haber abandonado nuestra vida laboral en plena edad productiva, empieza a surgir entre el estrés de los deberes de la casa y el cuidado del bebe.

¿Cuándo se empieza a volver rutina? Cuando eres la primera en despertare y la última en irte a dormir. Cuando un buen día te miras en el espejo y te das cuenta que has subido de peso, pasas el día con los pants más gastados que hay en tu closet, para "sentirte cómoda", y de peinarse ya ni hablamos, es cuando llega la frustración y te cuestionas ¿para esto estudié? ¿Dónde quedaron mis sueños como profesionista, como mujer? ¿Cómo poder ser madre y profesionista a la vez?Recuerdas cuando eras joven y veías a tus vecinas amas de casa como ahora te ves y pensabas, "cuando yo me case yo no andaré así". Ahora entendemos por qué.

¿Has hecho algo por tratar de cambiar tu situación en casa sin descuidar tus actividades y el cuidado de tu hijo? Podrías empezar por buscar algo que te guste, que te cause alguna satisfacción, como por ejemplo, un curso online, aprender manualidades a través de tutoriales en internet, gracias a Dios que existe internet, hay miles de ellos; tomar un curso de cocina, hacer ejercicio en una rutina corta mientras el bebé duerme, leer un buen libro. Pretextos siempre sobran para no hacerlo: los platos, la ropa, el niño (a), etcétera. Pero en realidad lo único que necesitamos es organizar nuestro tiempo y el que nos quede libre, emplearlo en hacer algo que nos dé satisfacción, que nos haga sentir productivas. Si lo que quieres es ganar un dinero extra para tener algo de seguridad económica, puedes aprovechar tus redes sociales para hacer negocio con tus conocidos. Hoy en día, hay miles de posibilidades para emplear tus conocimientos, sin que tengas que sacrificar a tu hijo, de otra forma no habría podido escribir estas líneas.  

Escrito por: Gricel G. Moncada

Comments  

0 #1 Udyat 2013-10-04 17:53
Como dijera mi amiga Claudia: "El ser mamá no tiene precio y ya..." Felicidades amiga! Excelente nota!
Report to administrator

Add comment


Security code
Refresh

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Dinos sobre qué temas te gustaría recibir información.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona