×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 3529

¿Hay que dejar al adolescente en su burbuja?

hay-que-dejar-al-adolescente-en-su-burbujaEl adolescente se encuentra en una situación muy difícil de manejar para él, ya que por un lado siente que ya no es un niño pero tampoco es un adulto, ya es grande pero no tanto... Ya no pertenece al mundo infantil pero tampoco al mundo adulto, se encuentra desnudo y desprovisto de un lugar que lo defina. Por lo tanto, necesita protegerse emocionalmente, procurarse un espacio-refugio, una madriguera en donde pueda resguardarse y reconstruirse lejos de las miradas y de la luz. Este espacio lo representa a menudo el cuarto del adolescente, como si fuera una segunda piel que lo protege de alguna manera del mundo. La lucha por preservar ese espacio, la manera en que lo decora y el estado en que lo mantiene se convierte a menudo en un problema para los padres.

He aquí algunos consejos.

- Es fundamental que el adolescente pueda contar siempre con un espacio bien delimitado e individual. Una habitación propia es lo más conveniente pero si eso no es factible, quizá es posible simplemente reorganizar con mamparas una zona común. En realidad, lo importante no es tanto el volumen de espacio que se le otorgue sino su carácter de intimidad y el hecho de que sea lo más privado que se pueda.

- Los cambios físicos y emocionales que experimenta el adolescente lo vuelven particularmente púdico. Por ello es importante respetar este aspecto y favorecerlo o cuando menos crear las condiciones que requiere esta privacidad.

- Existen numerosos conflictos potenciales en lo que se refiere a la decoración de la habitación. Sin embargo, es en este terreno que los padres deben admitir que los gustos de su adolescente no tienen que ser ni son los mismos que los suyos y que se trata de su cuarto y no del de ellos. Así que si su preciosa pared blanca queda cubierta de posters que para ellos son espantosos, deben tener paciencia y no gritar. De lo que se trata es de dejar que el adolescente llene su espacio y con ello pueda crear un universo personal para ser capaz de encontrarse a sí mismo (en este sentido, las paredes son un efecto muy importante de proyección).

- Existen también otros conflictos que a menudo confrontan a los padres con su adolescente con respecto al manejo del orden en su habitación. Una vez más, es necesario no tomar las cosas demasiado en serio. Es muy posible que su desorden les desagrade pero generalmente se debe al hecho de que es un reflejo interior de un cierto caos. Sin embargo, el adolescente necesita justamente encontrar su propio camino dentro de esa confusión. Por ello es de mayor utilidad negociar con él un contrato para que recoja y ordene (por ejemplo, para asegurarse de que se comprometa a limpiar en serio su habitación al final de cada semana, debe responsabilizarse de pasar la aspiradora o barrer y sacudir así como recoger la ropa, vasos vacíos y basura), ya que en ello también existe un alcance educativo. Finalmente es muy importante que los padres no cedan ordenando el cuarto por él. Si no pueden soportar la vista de este caos, lo mejor es evitar entrar...

- La habitación del adolescente es un espacio privado. Se debe evitar tanto como sea posible entrar sin su permiso, revisar sus cosas, entrar sin tocar, etc. Con frecuencia, el adolescente entiende una violación radical de su territorio como una intrusión muy grave que a veces puede llegar a considerarla como imperdonable.

- Finalmente es normal que el adolescente invite a veces amigos a compartir su universo. Esto debe considerarse como algo positivo (compartir con el mundo) por lo que es bueno alentarlo a que lo haga tratando de no entrometerse en la medida de lo posible. No hay nada más desagradable para un adolescente que ver a sus padres girando alrededor suyo preguntándole al grupo si no necesitan algo.

Escrito por: Danielle Davis

*Terapeuta independiente en consultorio privado, imparte talleres de psicología infantil para padres y de sexualidad para adolescentes. Es Licenciada en Psicología por la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana) y tiene una Maestría en Clínica Psicoanalítica por el Centro De Investigaciones Y Estudios Psicoanalíticos, A. C. Danielle también cuenta con un Consultorio de Psicoanálisis de niños y adolescentes en Consultorios SuperMujer

<<¿Cómo compartir los roles en términos de autoridad?  

Add comment


Security code
Refresh

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Dinos sobre qué temas te gustaría recibir información.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona