Navidad no es sinónimo de subir de peso

navidad no es sinonimo de subir de pesoLlega diciembre y parece que nos resignamos a los kilos que subiremos por las fiestas decembrinas. Es comprensible; ante tanta fiesta, tanto manjar y tanto brindis, resulta difícil ser disciplinados en nuestra alimentación. Sin embargo, sí es posible cuidar de nuestra alimentación y disfrutar de las fiestas sin subir de peso.

No hablemos de eliminar esos kilos de más, ciertamente es difícil en estas fechas; sin embargo, mantenernos en nuestro peso no es imposible y tampoco requiere grandes sacrificios. Con estos consejos puedes lograrlo:

  • Cuida tus porciones. No se trata de renunciar a todo lo delicioso que la temporada nos ofrece, pero si cuidamos las cantidades en que las consumimos, nos ayudaremos muchísimo.
  • Deja de comer cuando te sientas satisfecho. Es muy tentador querer probar todo lo que está en la mesa y puedes hacerlo siguiendo el punto anterior –se trata de probar, no de hartarse–. El problema está en que quizá ya nos sentimos satisfechos pero seguimos comiendo porque no queremos dejar de disfrutar ese postre que nuestra tía prepara sólo en ocasiones especiales. Así que escucha a tu cuerpo para darte cuenta del momento en que debes dejar de comer, aunque el antojo te diga lo contrario.
  • Lleva ropa ligeramente ajustada. Este consejo de la doctora Elvira Ródenas te puede ayudar a no excederte con la comida; pues el momento en que empiece a apretar la ropa funcionará como recordatorio de que debes dejar de comer si no quieres ganar peso.
  • Mastica lentamente. Esto evitará que sientas una gran pesadez, pues tu cerebro tendrá más tiempo para recibir la señal de que estás satisfecho, lo que te ayuda a evitar comer de más.
  • Haz ejercicio. Si no has hecho ejercicio este año, aun estás a tiempo de empezar. Si ya lo haces, no tomes las fiestas como pretexto para dejar de hacerlo. Necesitamos al menos 30 minutos de ejercicio al día. ¡Hazlo!
  • Toma mucha agua. Sí, seguro abundarán los refrescos y las bebidas alcohólicas; no te decimos que no brindes, pero que lo hagas con moderación y que no olvides beber tus ocho vasos de agua al día. Dejar de lado los refrescos de forma definitiva puede ser una muy buena decisión.
  • Conversa, baila y convive más. Sabemos que resulta imposible entender las fiestas o las reuniones sin la comida, pero no tiene que ser el centro de todo. Bailar, cantar o los juegos de mesa pueden ser una buena opción para fomentar la convivencia. Lo cierto es que si la navidad se trata de estrechar lazos, entonces resulta apropiado pasar tanto tiempo como nos sea posible conviviendo, sin que necesariamente recurramos a la comida.

Escrito por: Elena Pedrozo

Add comment


Security code
Refresh