Tipos de dietas

tipos de dietasCada persona es única y lo que para unos funciona, para otros puede no ser la mejor opción. En el caso de las dietas es igual; pues aunque existen consideraciones generales sobre cómo debería ser una buena alimentación, lo cierto es que una misma dieta no funcionará de la misma forma en dos personas diferentes.

Cuando escuchamos la palabra “dieta” es probable que lo asociemos a un plato de lechuga, muchos sacrificios y hambre. Sin embargo, una dieta se refiere básicamente a la forma en que nos alimentamos, y no siempre son sanas. Conocer los diferentes tipos de dietas que existen puede ser el primer paso hacia una mejor alimentación para nosotros.

Existen muchas clasificaciones de dietas y dependerán mucho del criterio que se quiera abordar. Puede haber clasificaciones por el tipo de objetivos que se buscan, la cantidad de calorías ingeridas o quizá por el origen de los alimentos. Quizá las más recurrentes son las dietas para adelgazar, pues son con frecuencia las dietas que más se buscan y dentro de estas, en general podemos hablar de los siguientes tipos de dieta:

  • Dietas fijas. Ofrecen un menú específico sobre lo que se debe comer en cada momento del día. Son fáciles de seguir porque no hay que estar pensando demasiado en que preparar, pero son inflexibles. Son efectivas para quienes necesitan aprender a comer mejor o tienen limitantes por cuestiones de salud.
  • Dietas intercambiables. Al igual que las dietas fijas, ofrecen una guía en cuanto a lo que se puede o no comer; sin embargo, la diferencia está en que este tipo de dieta ofrece alternativas para que la persona arme el menú de acuerdo a sus gustos o posibilidades.
  • Dietas restrictivas. En estas se suprime algún grupo alimenticio, generalmente los carbohidratos, bajo la lógica de que el cuerpo deberá modificar el metabolismo o utilizar las reservas que tiene; sin embargo, no brinda las herramientas para aprender a alimentarse, suele tener un alto índice de rebote y a la larga pueden ser muy perjudiciales para la salud.
  • Dietas disociadas. Este tipo de dietas tiene como base la noción de que cada grupo de alimentos requiere digerirse de forma diferente para aprovechar al máximo los nutrientes, por lo que señala que no se deben mezclar ciertos alimentos –por ejemplo, legumbres y cereales–. Una de las grandes ventajas que ofrece es que no nos deja con hambre.
  • Dietas personalizadas. Este es el mejor tipo de dieta, pues toma en cuenta todos los factores individuales como estilo de vida, antecedentes, peso y necesidades nutrimentales para diseñar una dieta que se ajuste a las necesidades particulares. Para estas es conveniente acudir a un especialista que nos ayude a determinar la mejor alimentación para nosotros.

Vale la pena recordar que al elegir una dieta debemos tener en cuenta que estamos adoptando un estilo de vida, no se trata de algo que podamos seguir un rato hasta que logremos nuestro objetivo y luego regresemos a los viejos hábitos. Las dietas deben ayudarnos a aprender a alimentarnos mejor definitivamente, para que no sólo alcancemos nuestro peso ideal, sino que podamos mantenerlo.

Escrito por: Elena Pedrozo

Add comment


Security code
Refresh