Limpiar el corazón de malos recuerdos

limpiar-el-corazon-de-malos-recuerdosLa vida está llena de experiencias y vivencias, tanto positivas como negativas. En nuestro corazón se aloja todo cuanto vivimos con pasión, lo bueno y lo malo. A veces las cosas malas que nos han pasado ocupan demasiado sitio en nuestro corazón.

Pero hay esperanza, pues al igual que en nuestros hogares, la limpieza y el orden es posible, y nuestro corazón también requiere de dicho cuidado. Si aprendemos a desechar lo malo podremos disfrutar al fin de cada día que vivimos…

Hoy empecé limpiando mis papeles y notas, tirando las cosas que no me sirven pero que guardaba quién sabe por qué; cosas de las que me costaba deshacerme pese aparentemente no me aportaban nada. Finalmente me animé a tirarlas y pensando en ello me di cuenta que con nuestra mente y corazón ocurre lo mismo:

Siempre estamos guardando muchas cosas en nuestro corazón, cosas como el daño que una vez nos hicieron, las veces que tuvimos que recoger los pedazos de nuestro corazón, motivos de lágrimas que mojaron nuestra almohada, noches de insomnio por no poder resolver tareas pendientes, y todo malos sentimientos que guardamos dentro de nosotras mismas…

A lo largo de la vida acumulamos innumerables cosas innecesarias o que incluso llegan a ser perjudiciales para nosotras, cosas que no nos dejan ver la luz. Nuestra vida podría llegar a ser mejor si sacamos de ella esas cosas que acumulamos y sólo estorban.

A muchas personas les pasa como si cada día algo malo les ocurriese, sufren una pérdida diaria, sienten que los días son grises, y es que no pueden ver más allá de los problemas que tienen porque ya están a tope con todo cuanto les sucede y ha sucedido; durante años han acumulado experiencias negativas, y ya no pueden ver más allá.

En momentos así hay que saber detenerse y hacer un balance, empezar a valorar si realmente merece la pena seguir cargando con esas cosas o si es mejor dejarlas a un lado, tirarlas, desecharlas y empezar de nuevo sin los rencores y frustraciones que no nos permiten seguir o mirar hacia adelante.

Cuando tenemos un corazón limpio, con buenos sentimientos, hay espacio para poder llenarlo de nuevo de amor, de más comprensión y paciencia hacia los seres que nos rodean.

Hoy mismo es un buen día para cambiar esas actitudes y dar un paso a la felicidad, porque no importa cuan injustas puedan ser las cosas que tengamos que cargar, si somos capaces de limpiarnos de las malas actitudes que hemos guardado.

Cuando hemos acumulado porquerías en nuestro corazón, todo cuanto nos rodea se ve afectado por ello. Hemos alejado a nuestras amistades, nuestra pareja e incluso nos hemos alejado de Dios. Todo esto lo podemos recuperar, nuestras vidas pueden volver a tener sentido, pueden volver a tener luz… pero hemos de darles cabida a estas cosas, debemos limpiarnos para hacer lugar a las cosas buenas que la vida nos da.

Los recuerdos siempre serán parte nuestra, pero hay que mirarlos como lo que son, simplemente “recuerdos”. Es bonito recordar, incluso llorar por las cosas que un día nos hicieron sonreír, se puede vivir con esos sentimientos que siempre ocuparan un espacio en un rincón de nuestro corazón, pero también estando muy claras que sólo son eso: recuerdos.

Limpiemos nuestras heridas así como limpiamos nuestro hogar, que siempre queremos que se vea limpio y ordenado. Si tienes un lugar en el que puedas estar tranquila escuchando suaves melodías que te den paz, un lugar en el que puedes estar en un silencio que sólo te pertenece a ti, ve a ese lugar y pasa ese tiempo personal contigo misma. Dedícate el tiempo que sea necesario, luego levántate y vuelve con una actitud buena y dispuesta a querer ver la vida a colores.

Nuestro cuerpo es como nuestra casa: si la mantenemos en orden, incluyendo nuestros sentimientos, siempre quedará más espacio para llenarlo con lo mejor de nosotras, la amistad, la comprensión, paz, amor, y buenas intenciones. Sólo así lograremos un perfecto equilibrio en nuestra vida.

Entrega amor, compasión y perdón para que seas perdonada por tus faltas. Todas las personas somos imperfectas, todas hemos cometido errores, pero no hay nada que no podamos superar si así lo deseamos. Por esa razón es muy bueno deshacernos de todo, que la maldad no haga su morada en nosotras.

¿No encuentras formas para recuperar tu corazón herido por el amor? Este es el más doloroso de los recuerdos que siempre tenemos con nosotras; sólo vívelo, nadie lo podrá hacer por ti. Es un luto que llevará un tiempo, no es fácil querer tirar lo que tanto se amó, pero sí podemos tener ganas de volver a empezar de nuevo con nuestras vidas y con nuestro deseo de que la limpieza llegue también a nuestro interior. Quizás un día no muy lejano estés preparada para volver a recibir lo que hoy encuentras imposible.

¡Qué grande eres mujer!

Escrito por: Shoshan

Comentarios  

 
0 #4 Guest 2011-09-28 17:58
hola esta precioso
Citar
 
 
0 #3 Guest 2011-09-28 17:57
me parece padrisimo este tema
Citar
 
 
0 #2 Guest 2011-09-28 17:56
me parece padrisimo
Citar
 
 
0 #1 Guest 2011-09-26 21:30
Hasta hace unos meses estuve trabajando en la peorrrrr oficina que había estado, con personas de cero calidad humana que por supuesto hicieron lo posible para que me fuera, para ese tipo de cosas sí que hacían buen equipo. Pero mi enojo es conmigo misma por haber aguantado ese tiempo, no haberlos mandado bien lejos desde el principio. Es de verdad doloroso y difícil deshacerse de esto, aunque ya me propuse blanquear mi mente de este lugar, como si nunca hubiera estado ahí. Sin embargo en mi currículum debe aparecer, no sé qué hacer.
Citar
 

Agrega un comentario


Código de seguridad
Actualizar

Banner Directorio 309x212

Queremos saber tu opinión

El miedo, ¿es bueno o malo?

El miedo es una emoción natural, pero ¿hasta qué punto es bueno o malo tener miedo? da clic aquí

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona

 

Síguenos en las redes

 
   

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Recetas, bajar de peso, psicología, relaciones, belleza y más.