David Hume: La verdad brota cuando se argumenta entre amigas

amigas

Son indispensables para crecer, para ver el mundo de otra manera, para madurar y aprender de nuestros errores. De pequeñas son ellas las que hacen de cada momento un rato inolvidable de alegría. Como adolescentes solemos escuchar más a nuestras amigas que a nuestra mamá, nos sirven para madurar. De grandes, nuestras amigas se vuelven nuestras cómplices pero también nuestras mejores consejeras. Son ellas las que sirven para mantener la propia identidad cuando vivimos en pareja. Y son ellas las que vienen a nuestro auxilio cuando intentamos mantener la cordura al criar a nuestros pequeños diablitos.

Página 3 de 3

Boletín SuperMujer

Recibe en tu correo nuestro boletín semanal. Dinos sobre qué temas te gustaría recibir información.

Directorio SuperMujer

Anúnciate en la Revista SuperMujer de tu zona